Otro día más

Embarazada de cinco meses, madre soltera y huérfana desde los 16 de sus padres adoptivos. Su familia le dio la espalda tras el accidente. Nunca aceptaron esa adopción.

20180302_004238A sus 39 años Megan estaba sola. Sin más compañía que la de su gato Blus. Un gato londinense de ojos verdes al que recogió de un contenedor cuando era sólo un cachorro. Su casera “anti mascotas” nunca sospechó, hasta que una vecina le pegó el chivatazo. Al día siguiente le puso de patitas en la calle. Justo el mismo día en el que le habían despedido del trabajo al enterarse de su embarazo. Megan, Blus y la pequeña en camino habían encontrado una pensión en la que aceptaban mascotas. Con lo que tenía ahorrado le llegaría para pagarla hasta su octavo mes de embarazo.

Entrevista tras entrevista, la respuesta era siempre la misma. Mirándole la tripa de reojo le decían: “ya te llamaremos”. De vuelta a la pensión recogía el correo en Recepción. Casi siempre cartas en las que le comunicaban que contarían con ella para futuras vacantes. Esa noche no se sentía con fuerzas de abrir una sola carta más. No soportaba más rechazos. Mientras se desmaquillaba sintió un fortísimo pinchazo en la tripa. Acurrucada en una esquina de la habitación empezó a sangrar y perdió el conocimiento. Estaba cansada de luchar. Cuando la encontraron sólo pudieron certificar su muerte.

 Ella no se atrevió a abrir esa carta. Una carta que le habría salvado la vida. “Estimada Megan……está Usted contratada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s