Los 11 mandamientos del buen cliente

Este verano cuando te vayas de vacaciones, no olvides cumplir estos sencillos pasos. Tu día a día será más guay, el sol brillará más y volverás a casa con una arruga menos*.

(*Las personas que se amargan desde el minuto cero de sus vacaciones, sufren el síndrome de “la arruga veraniega permanente”)

  1. No saldrás de casa si estás amargado de la vida (las personas que trabajan en la hostelería/sector turístico no tienen la culpa de tus movidas)
  2. Serás el primero en dar los buenos días o las buenas tardes cuando te acerques al mostrador de facturación del aeropuerto, cuando llegues a la Recepción del hotel, cuando entres a un Bar o Restaurante o en una oficina de Turismo. (Prueba a hacer esto durante todo el año y en cualquier lugar público al que entres, es una sensación buenísima)
  3. Si durante el viaje antes de llegar a tu destino discutes con tu pareja, con tus hijos o con la suegra, no lo pagarás con la recepcionista del hotel, con la azafata en el aeropuerto o con el camarero en el Bar.
  4. Saludarás antes de pedir la clave wifi del establecimiento. (Dicho de otra manera: dejarás que el camarero tome nota de lo que vas a pedir o darás al recepcionista el tiempo mínimo de comprobar tu reserva en el ordenador antes de pedir el wifi como un poseso… Y si además le permites hacer el registro y entregarte las llaves de tu habitación que van con el resto de documentación de tu estancia EN LA QUE APARECE LA CLAVE WIFI, ya, lo harás el recepcionista más feliz del mundo)
  5. No insultarás, gritarás ni faltarás al respeto a quien está intentando hacer tu vida un poquito más especial durante unas horas o unos días (en ocasiones sin medios suficientes para poder hacerlo mejor)
  6. No bufarás continuamente cuando estés en una fila esperando a que te atiendan. Seguramente cuando sea tu turno querrás que te atiendan igual de bien que al cliente precedente.
  7. Perdonarás al camarero que te trae un agua con gas en lugar de natural tal y como habías pedido; y perdonarás sin menospreciar la persona ni profesionalidad del recepcionista que se equivoca y pronuncia mal tu apellido.
  8. No confundirás el concepto “relación calidad- precio” con la ignorancia de no saber valorar un producto o servicio.
  9. Tampoco confundirás el respeto que te debe un empleado del sector turístico con la esclavitud o la servidumbre.
  10. No le contarás tu vida ni tus problemas al recepcionista de Hotel (y menos con fines lucrativos, es decir para llevarte algo gratis), éste ya tiene bastante con los suyos.
  11. No te irás sin pagar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s