RIP…

Me acaban de decir que aquel ángel vestido con vaqueros, converse blancas y camisa de lino gris que enamoró a Noa hace un mes, ha aparecido muerto en extrañas circunstancias. Sólo quienes pueden sentir la presencia de un ángel, saben el aspecto que tienen cuando mueren y el vacío que dejan en el corazón de quienes conviven con ellos.

¿Conseguirá Noa superar por segunda vez un duelo como éste? Al menos en esta ocasión se había podido despedir de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s