Magia en estado puro

Cuenta la leyenda que los sueños truncados de las personas se convierten en almas que vagan por el universo. Almas que surcan mares y atraviesan montañas buscando el cuerpo idóneo y el momento perfecto para convertirse en sueños hechos realidad.

¿Qué curioso verdad? Las personas nos pasamos la vida deseando que nuestros sueños se hagan realidad, mientras las almas de éstos deambulan sin rumbo buscando la parte más material y corporal de la fantasía humana.

Yo soy bastante escéptica en muchos aspectos, sin embargo creo en las intuiciones y en las sensaciones. Creo en los presentimientos y en el destino. Creo en la fuerza de los sueños y en la pasión del ser humano por conseguirlos. Creo en el momento en el que te dejas llevar por la ilusión que te acerca a una fantasía y creo en el sentimiento de felicidad que recorre tu cuerpo cuando un sueño se hace realidad. Un sentimiento que no se puede explicar con palabras. También creo en la magia y en el encanto especial de algunos lugares que hacen de un momento cotidiano, un sueño hecho realidad.  

¿Nunca has sentido una especie de cosquilleo en el estómago y una sensación de felicidad absoluta ante una situación cotidiana o en un lugar inesperado? A menudo nos empeñamos en casar nuestros sueños con lugares paradisíacos, lejanos e inalcanzables o ligados a situaciones que suponen un gran desembolso económico. Sin embargo, existen a nuestro alrededor rincones dotados de una magia especial. Rincones en los que tus sueños no se harán realidad, sino que serán ellos (los sueños) los que te atraparán. Sólo tienes que dejarte llevar.

Un ejemplo de un lugar dotado de esta magia especial de la que hablo, se encuentra en Abizanda, un pequeño pueblo en pleno pre pirineo Aragonés. Se trata de La Demba (Arte-Hotel-Restaurante) un lugar cuya magia me atrapó desde el primer instante. A 20 minutos de la villa medieval de Aínsa y a 1 hora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, se encuentra este maravilloso rincón con vistas al pantano del Grado cuya magia no te dejará indiferente.

2-hotel-la-demba-slow-food-arte-gastronomia

No sé si será por la combinación de arte, delicadeza y sencillez, por la belleza de su entorno natural o por la paz que se respira desde el primer momento que cruzas por la puerta… pero nada más llegar, una sensación indescriptible de inmensa felicidad y serenidad recorrió todo mi cuerpo. Los que hayáis tenido la suerte de haber cumplido alguno de vuestros sueños, entenderéis de lo que hablo.

Una vez más me dejé llevar por la magia de un lugar en el que recordé que soñar es vivir pero vivir no es sólo soñar. Por eso, no lo olvides…No sueñes, vive tus sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s